Atrás

Diez hábitos que ahorran carburante

may 06,2016
59741 Vistas
0 Comentarios
HÁBITOS DE USO
 
- Revisar la presión de los neumáticos una vez al mes. Una presión insuficiente puede aumentar el consumo entre un 5 y un 7 por ciento y reducir la duración del neumático hasta en un 20 por ciento.
 
- Respetar los periodos de mantenimiento. Las revisiones programadas detectan fallos y desgastes que aumentan el consumo.
 
- Un coche puesto a punto gasta menos. Una revisión antes de un viaje largo es muy recomendable por seguridad y economía. Lo más cómodo es que lo haga un profesional, si te registras aquí podrás encontrar el taller más próximo y adecuado para tu coche, además de consultar cómo lo valoran otros usuarios.
 
- No llevar carga innecesaria en el coche. Convertir el maletero del coche en un almacén no es gratis, es como si estuvieras pagando portes cada vez que usas el vehículo.
 
- Planificación para no gastar. El tráfico congestionado aumenta mucho el consumo. Quien planifique la hora y el recorrido del viaje y, además, busque itinerarios alternativos puede ahorrar mucho carburante.
 
HÁBITOS DE CONDUCCIÓN
 
- Ventilación en vez de ventanillas. En carretera, abrir las ventanillas aumenta la resistencia al avance, usar los aireadores no. En ciudad la resistencia aerodinámica no afecta al consumo, pero el aire que pasa por los aireadores es más sano porque está filtrado.
 
- Desconectar el aire acondicionado. Si la temperatura exterior es fresca, no es necesario el consumo que genera el uso del aire acondicionado. Se desconecta con el botón “AC” o “ECO” del sistema de ventilación.
 
- La distancia de seguridad ahorra. En las congestiones de tráfico con paradas frecuentes y cortas es más eficaz dejar una distancia equivalente a tres coches con relación al que nos precede. Así podremos usar esa distancia para mantener el coche en movimiento más tiempo. La salida desde parado es uno de los momentos de mayor consumo.
 
- Gasta menos quien menos pisa los pedales. En ciudad, es preferible dejar de acelerar mucho antes de que el coche se detenga, en lugar de seguir haciéndolo y frenar en el último momento.
 
- Descender sin acelerar. La mejor forma de desplazarse cuesta abajo es seleccionar la marcha que impida que el coche gane velocidad, no pisar el acelerador y -cuando sea posible- tampoco el freno. Si el conductor no pisa el acelerador, el coche no gasta carburante aunque se siga deslizando.
 

Hazlo fácil. Ahorra tiempo, dinero y sustos imprevistos. Sólo tienes que acudir a un taller de confianza:
  Reserva ya