Atrás

Diferencias entre coches ECO y coches CERO

nov 23,2018
1127 Vistas
0 Comentarios
Ante las evidencias del cambio climático y los problemas de todo tipo que se derivarían de él, cada vez tenemos más claro que debemos hacer un esfuerzo colectivo por eliminar las emisiones de CO2  a la atmósfera. Los aficionados a los coches y los conductores de vehículos llevan años preocupados por este tema y el desarrollo de los coches cero emisiones, coches eléctricos y similares ha visto un fuerte impulso con el aumento de la demanda. Pero, ¿cuál es la diferencia entre un coche eco y un coche cero? ¿Qué podemos esperar de ellos y cuál es su rendimiento? En Castrol Carama hemos querido aclararte estas dudas con este artículo, así que no te lo pierdas.

Etiquetas de vehículos

Ahora mismo, la DGT ha establecido varias etiquetas para los vehículos en circulación. Dependiendo de estas etiquetas, podemos beneficiarnos de ciertas ventajas fiscales y no sufrir restricciones de circulación como las que se están implantando en ciudades grandes. Pero, ¿cuáles son esas etiquetas?

Etiqueta Cero. Por un lado tenemos la pegatina azul CERO, que engloba a los vehículos que menos contaminan. Bajo esta etiqueta nos encontramos los coches eléctricos a baterías (BEV), los coches eléctricos de rango extendido (EREV) y los híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía superior a 40 km.

Etiqueta Eco. Por otro, está la pegativa azul y verde ECO, que engloba a los vehículos ecológicos como los PHEV con una autonomía inferior a los 40 km, los híbridos no enchufables (HEV), los microhíbridos (mild-hybrid o MHEV), los coches de gas natural (GNC) y los de gas licuado de petróleo (GLP).

¿Qué ventajas tienen los coches eco y los coche cero?

Los coches cero tienen una importantísima ventaja: que no producen emisiones directas de C02, por lo que no contaminan el aire y reducen muchísimo la polución aérea. Son muy fiables y sencillos, y toda la energía que produce el motor es transformada en movimiento. Dependiendo del modelo, necesitan varias horas para una carga completa. La autonomía se alarga gracias a que la evolución de estos coches ha permitido aprovechar los sistemas de frenada y retención para producir electricidad.

Su autonomía es su mayor pega: debido a que dependen de las baterías, tienen una autonomía de entre 100 y 150 kilómetros. Por ello son más útiles como coches urbanos o interurbanos, o como segundo vehículo.

Lo bueno es que son totalmente silenciosos, fáciles y agradables de conducir. Tiene una respuesta inmediata tan pronto se pisa el acelerador, así que su aceleración en los primeros metros es muy rápida.

Los coches cero híbridos enchufables usan un propulsor de combustión interna, generalmente de gasolina, aunque empiezan a verse versiones diésel, lo que les proporciona una autonomía de unos 40 y 60 kilómetros que una vez terminada se cubre con el motor de combustión normal.
Los coches eco, como los híbridos, contienen un motor de combustión interna combinado con propulsores eléctricos. Suelen ser de gasolina, aunque algunas marcas ofrecen diésel combinados con propulsor eléctrico.

Los motores de los coches con etiqueta eco tratan de obtener la máxima eficiencia energética mientras reducen los consumos. Detienen el motor en parada, apoyan al motor de combustión para sacarle el mayor rendimiento y utilizan la frenada regenerativa para recuperar energía. Estos híbridos funcionan a la manera convencional. No se cargan a la red eléctrica y su funcionamiento en modo eléctrico es más bien limitado.
 
Tengas un coche eco o un coche cero, acude a tu taller de confianza Carama, son especialistas en cualquier tipo de modelo de vehículos:
¡RESERVA YA!
 
¿Te interesa conocer las últimas novedades del mundo del motor? ¡Regístrate gratis! 
REGÍSTRATE