Atrás

Los siete mitos sobre la limpieza de tu automóvil

sep 12,2019
147008 Vistas
0 Comentarios
Nunca encontramos el momento adecuado, unas veces porque creemos que va a llover, otras porque lo posponemos para el fin de semana y casi siempre porque esta tarea nos resulta un tanto tediosa; pero siempre llega el momento: hay que limpiar tu coche. Y aunque pueda parecernos algo aburrido y con poca ciencia, también existen algunas leyendas urbanas sobre el lavado de nuestro vehículo. En este artículo te explicamos los siete mitos en cuanto a la limpieza y el mantenimiento del automóvil.

 Mitos sobre la limpieza de tu automóvil


1. Aunque intentes auto convencerte de que no limpiar tu coche puede ser hasta beneficioso para el vehículo, no, la suciedad no protege la carrocería del automóvil. De hecho, debes tener cuidado ya que el polvo puede rayar la pintura e incluso llegar a corroer nuestro automóvil.


2. Dicen que no es bueno mezclar el agua con el aceite y también algunos opinan que lavar el motor de tu coche con agua puede ser un verdadero peligro. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, esta pieza clave de tu vehículo puede limpiarse con agua siempre y cuando lo hagas de forma controlada, no utilices agua a presión y después lo dejes secar durante el tiempo suficiente.


3. Y a la hora de secar, mucho mejor al sol, ¿no? ¡Error! Secar tu coche al sol es totalmente contraproducente para la carrocería ya que esto puede ocasionar manchas en la pintura. ¿Qué hacer entonces? Lo más práctico es usar una bayeta de microfibra y secarlo a conciencia pero eso sí, siempre en la sombra.

4. Y después, ¿aplicamos cera o no? Es el eterno debate entre los apasionados de esto mundo, unos dice que lo deja más reluciente, otros que desgasta la pintura. ¿A quién hacer caso? Pues resulta que a los primeros. Utilizar cera supone una barrera que protege nuestro coche de la suciedad, los insectos, la lluvia y otros factores externos que pueden perjudicar en el mantenimiento de nuestro vehículo, así que no te cortes, la cera puede ser tu aliada a la hora de poner a punto tu automóvil.

5. ¿Y si lo que queremos es limpiar el interior? ¿Usamos también el lavado a presión? Sin duda puede parecer lo más cómodo, rápido y útil a la hora de mantener el interior de nuestro vehículo, ¿verdad? Pero, sin embargo, todo indica que este sistema de limpieza no es el idóneo para limpiar el interior del automóvil ya que esta parte no está preparada para soportar el lavado a presión y sobre todo debemos tener mucho cuidado para que el agua no se cuele por donde no debe. De hecho, lo mejor es limpiar la tapicería de nuestro automóvil con una aspiradora o con cepillos, bayetas y jabón 

6. Y ahora, que ya tenemos limpio el coche, seguro que con todo lo que le hemos quitado corre más y podemos alcanzar una mayor velocidad… ¡Pues no! Aunque creamos que la suciedad de nuestro automóvil era muy pesada, esto resulta insignificante y en ningún caso afectará a tu velocidad. Aun así, es importante no tener el interior del coche lleno de basura, ya que esto sí que podría afectar al rendimiento.

7. Y por último, con tu coche reluciente, está claro que la policía se fijará menos en ti a la hora de pararte. Pues parece que esto tampoco cuela. En ningún caso la limpieza de tu automóvil será un factor relevante para que la policía te pare, sino más bien se fijarán en aquellos aspectos que tengan que ver con la seguridad al volante como la velocidad o las maniobras que realices.

Consejos para limpiar tu coche correctamente

Después de descubrir que todos estos mitos son falsos y de que no debes hacerles caso, ahora te vamos a explicar cómo sí tienes que limpiar el coche.



- Para la carrocería usa agua tibia y jabón, ya que el agua muy caliente puede dañar la pintura del vehículo. Limpia de arriba a abajo y aclara luego con una manguera. Si notas arañazos puedes comprar productos específicos para disimularlos.

- Respecto a las ruedas, en las llantas es posiblemente donde más se puede amontonar la suciedad. Lo recomendable es limpiarlas a fondo con agua a presión, también puedes ayudarte de un cepillo. Para los neumáticos necesitamos paños con agua y limpiarlos de uno en uno.

- Tocan ahora las lunas del coche. Aunque también puedes lavarlas con agua a presión, lo que te recomendamos es que las limpies a mano. Por fuera puedes hacerlo con un limpiacristales. Por dentro ten cuidado porque pueden quedar rastro, para secar las lunas puedes utilizar papeles de periódico. ¡Quedarán perfectas!

- Para limpiar en profundidad el interior del coche debes ir elemento por elemento:
 
  1. Lo primero que debemos hacer es sacudir las alfombrillas de manera intensa y aspirarlas.
  2. Después toca la tapicería. Como te hemos comentado antes lo mejor es utilizar una buena aspiradora para eliminar restos y polvo acumulado. Para terminar de limpiarla y que quede lo más nueva posible, lo mejor es utilizar un producto especial para tapicerías y frotar con un cepillo blando. 
  3. Por último el salpicadero. Podremos limpiarlo con agua y jabón y si queremos añadirle un chorro pequeño de amoniaco. Con un paño frotaremos bien hasta que quede brillo.
 
Si el problema del coche no es por fuera, si no por dentro, acude a un profesional que te evite averías que podías haber evitado:
¡RESERVA YA!  
Si este artículo te ha resuelto algunas dudas, regístrate y te mantendremos informado.  REGÍSTRATE