Atrás

Mantenimiento de coche un híbrido: ¿Es más caro o más barato?

ago 21,2019
173 Vistas
0 Comentarios
En los últimos años tanto la oferta como la demanda de los vehículos híbridos ha aumentado considerablemente. Las normativas anticontaminación y el encarecimiento del petróleo han ayudado significativamente a este crecimiento. Sin embargo, aún hay muchos usuarios o potenciales compradores que tienen dudas acerca de estos vehículos. Una de las preguntas más recurrentes al respecto, tiene que ver con el mantenimiento de un coche híbrido. ¿Es más caro o más barato que un vehículo de combustión o diésel? Te lo explicamos a continuación.

¿Es caro el mantenimiento de un coche híbrido?

Muchas personas tienen la duda de si es más caro el mantenimiento de un coche híbrido que el coste de uno convencional, del mismo modo que se preguntan cuánto costaría reparar sus sistemas.
 
En términos de coches híbridos, las tipologías de tecnologías que abarcan son mucho más baratas de mantener, si todo va bien, que un vehículo de combustión y que un vehículo diésel. De todos los distintos rangos de automóviles que podemos comprar hoy en día, seguramente los que necesitan un mantenimiento más delicado, más intensivo y por lo tanto más caro, son los vehículos diésel, seguidos de los vehículos de gasolina. A continuación vendrían los híbridos, a medio camino frente a los eléctricos, que sería el vehículo más barato de mantener, aunque también aparece siempre algún que otro problema en los coches eléctricos.

Coste de mantenimiento y reparación de un coche híbrido

Pero, ¿por qué el coste del mantenimiento de un coche híbrido es más barato que un vehículo gasolina diésel?
 
La respuesta es sencilla: básicamente porque la parte eléctrica del híbrido suple en cierta medida elementos a los que estaría sujeto el motor de combustión y sus componentes.
 
Un claro ejemplo de ello es la correa de servicios del alternador, que en un automóvil convencional sirve para alimentar los distintos consumidores eléctricos que tiene un motor de combustión. En el caso de un vehículo híbrido, se elimina el alternador y la correa de servicios, precisamente porque la gestión eléctrica viene dada por la batería de alta capacidad y por todo el sistema eléctrico, mucho más evolucionados que en un motor de combustión. Por ello, el mantenimiento de un coche híbrido y de estos sistemas se limita simplemente a comprobar si los consumidores y los componentes eléctricos del coche que generan la energía y la transmiten están en buen estado.
 
Además de esto, tampoco hay caja de cambios, ya que estos modelos son completamente automáticos. Lógicamente, el embrague es un componente de la caja de cambios muy importante, sujeto a desgaste y que acaba estropeándose en función del tipo de conducción entre los 10 mil y los 20 mil kilómetros. Sin embargo, en los híbridos este componente también desaparece.
 
En los sistemas habituales sujetos a desgaste en un automóvil convencional, los frenos son uno de los componentes que más hay que comprobar porque tienden a desgastarse pronto. En un coche híbrido, ahorramos muchísimo, llegando a duplicar, triplicar o incluso cuadruplicar la vida útil de las pastillas y los discos de freno, siempre teniendo en cuenta el tipo de conducción y el lugar.  Esto se debe a que constan de un freno regenerativo, que hace que en muchas ocasiones no llegue a tocar la pastilla con el disco de freno. Esto hará que ahorremos en lo que se refiere al mantenimiento habitual de un coche híbrido.
 
Otros componentes de los que tampoco dispone y por tanto no hay que mantener en un vehículo híbrido, son el filtro antipartículas y el turbocompresor. Estos elementos mecánicos también están sujetos a desgaste y pueden fallar eventualmente, especialmente con el paso de los kilómetros y sobre todo generar averías complejas de diagnosticar por los mecánicos.
 
El motor de un vehículo híbrido tiene fluidos que hay que comprobar y también hay que contar con todo el sistema eléctrico y la batería. Este es uno de los puntos que más preocupan: la duración de la batería y si una rotura en la misma supondría un coste muy alto.

Precio y duración de la batería de un coche híbrido

Una de las ventajas que tienen los vehículos híbridos hoy en día es que los componentes eléctricos clave, es decir los motores eléctricos y las baterías, tienen una garantía muy amplia. Un claro ejemplo lo tenemos en Toyota, cuyas baterías y motores eléctricos llegan a tener una garantía de 10 años. Dependiendo de la casuística y la garantía de cada marca, el arreglo de estos sistemas será más o menos caro una vez pasado el plazo establecido.
 
El precio del cambio de la batería completa después del fin de la garantía, que no suele ser lo habitual, podría costarte entre 750 y 1500 euros. Este precio puede variar dependiendo del modelo, pero es difícil que sobrepase los 1500 euros.
 
A simple vista puede parecer un mantenimiento caro, pero estamos hablando de una vida útil muy larga si lo comparamos con un vehículo convencional. En definitiva, si comparamos, estaríamos ahorrando cerca de un 75 por ciento del mantenimiento habitual.

Conclusión

El mantenimiento de un coche híbrido no es algo que nos deba preocupar demasiado, por lo que si estás pensando en adquirir uno, puedes estar tranquilo en esta cuestión. Gracias a su simplicidad en sus componentes eléctricos y a su robustez, junto con la garantía proporcionada por el fabricante, suponen un ahorro considerable en todos los sentidos frente a los coches de gasolina y diésel.
 
No olvides pasar por tu taller de confianza para realizar el mantenimiento de tu coche híbrido y conducir con seguridad:
¡RESERVA YA!
 
Para leer más artículos como este, puedes registrarte gratis en la página: 
REGÍSTRATE