Atrás

Neumáticos de invierno, no sólo de nieve

ene 08,2020
14409 Vistas
0 Comentarios
Existe una idea generalizada en torno a los neumáticos de invierno, por la que creemos que únicamente pueden usarse en condiciones extremas de nieve. ¿Sabías que son útiles durante todo el invierno, independientemente del lugar? Si quieres conocer todo lo necesario sobre los neumáticos de invierno, te recomendamos seguir leyendo.

Los neumáticos de invierno: todo lo que debes saber

Los neumáticos de invierno son los adecuados para circular sobre carreteras nevadas pero también aumentan el agarre sobre suelo con agua o seco cuando hace frío. Los neumáticos normales pierden propiedades cuando están fríos, los de invierno no.
 
Estos pueden utilizarse durante el invierno, independientemente de la provincia española en la que te muevas con tu vehículo. Su uso durante todo el año puede estar justificado en algunas zonas del norte, que están expuestas a condiciones metereológicas adversas. En general, este tipo de neumáticos funcionan en ambientes con temperaturas menores de 7ºC, por lo que si es tu caso, te recomendamos que alternes entre los de verano e invierno para garantizar una mayor seguridad al volante.

¿Qué pasa si utilizo los neumáticos de invierno durante otra estación?

Mucha gente se pregunta qué ocurre si queremos usar los neumáticos de invierno en verano, primavera u otoño. En función del lugar, la respuesta podría variar. Si vives en un lugar en el que incluso durante estas estaciones llueve mucho o se hiela la carretera a menudo, podrás usarlos sin problema. Si ocurre todo lo contrario, los neumáticos de invierno podrían perder su efectividad.

Cómo saber si mis neumáticos son de invierno

Este tipo de neumáticos se identifican por la denominación M+S (del inglés ‘mud and snow’, en castellano ‘barro y nieve). Si sólo lleva estas dos letras, el neumático será de invierno aunque no te ofrecerá todas las prestaciones, pero sí servirá de alternativa para las cadenas. Si además se incluye el dibujo de una montaña de tres picos y un copo de nieve, significa que el neumático es apto para circular en lugares con mucha nieve.

Entonces, ¿qué diferencia un neumático de invierno de uno normal?

Si quieres saber qué caracteriza a un neumático de invierno, aquí tienes diez curiosidades que te ayudarán a entender mejor su cometido y funcionamiento, además de las diferencias entre uno de invierno y un neumático normal.
 
1. Se clavan en la nieve y el hielo. El dibujo de un neumático de invierno tiene unas láminas que, al deformarse con el apoyo de la rueda, literalmente se clavan en la nieve o el hielo. En menos medida, es el mismo efecto que hacen los clavos.
 
2. No se estropean si no hay nieve. Cuando no hay nieve, esas láminas tienen un contacto con el suelo que, en vez de dejarlas romas, las afila. Es decir, se produce un desgaste, pero no afecta a la capacidad de agarre del neumático sobre nieve o hielo.
 
3. Funcionan mejor con temperatura baja. Por debajo de 7ºC, los materiales que constituyen un neumático de verano están demasiado duros y eso afecta al agarre en seco y en mojado. Los materiales con los que se fabrica el neumático de invierno aguantan esa temperatura sin perder cualidades.
 
4. Dan mucha más seguridad que las cadenas. El objeto de las cadenas es aumentar la tracción para que el coche pueda seguir avanzando. Por eso, si sólo se ponen dos, deben estar en las ruedas motrices. Los neumáticos de invierno proporcionan más tracción que las cadenas y, además, también mejoran el agarre lateral (la estabilidad) y la capacidad de frenada. Además, es posible que no sepamos cómo poner las cadenas del coche, o bien las condiciones meteorológicas sean especialmente adversas, lo que dificultará su colocación.
 
5. Tienen menos tendencia al aquaplaning. El dibujo y el compuesto de los neumáticos de invierno los hace menos sensibles a perder el contacto con el suelo por causa de una acumulación de agua.
 
6. Complementan a los sistemas de tracción total. La tracción total mejora la capacidad para que el coche avance sobre suelo deslizante, pero no aumenta ni la el agarre lateral ni la capacidad de frenada del neumático. Un coche con tracción en dos ruedas y neumáticos de invierno puede ser más seguro que uno de tracción total con neumáticos de verano. En condiciones extremas, lo ideal es combinar tracción total con neumáticos de invierno.
 
7. Neumáticos de "todo tiempo" (all seasons). Son una solución de compromiso, alternativa a los neumáticos de invierno. No responden igual de bien a climas fríos, pero sí mejor que los de verano. Con ellos no es necesario hacer el cambio de neumáticos cuando llega el frío y es la solución adecuada para quienes viven en zonas donde el frío y la nieve no sean tan frecuentes.
 
8. Tener dos juegos de neumáticos no dobla el gasto. Alternar entre neumáticos de verano e invierno supone un gasto por el montaje y desmontaje. Pero tener dos juegos no duplica el gasto porque, mientras se usan unos, se conservan los otros. Como en cualquier operación de mantenimiento, la seguridad tiene un coste.
 
9. Son obligatorios en algunos países de Europa. Si se va a viajar a Europa en invierno,hay que comprobar si los países a los que se acude requieren neumáticos de este tipo en ciertos meses del año (por ejemplo, en Alemania).
 
10. Deben ser de una marca de confianza. Los neumáticos de precio muy bajo son de una calidad inferior y perjudican la seguridad del coche.

Recomendaciones para conducir por nieve

¿Sabías que existen cuatro niveles de dificultad al conducir por carreteras nevadas? En esta infografía te lo explicamos dichos niveles uno por uno, para que sepas cómo actuar en cada momento.



Especialmente en invierno el mantenimiento periódico de nuestro vehículo es esencial para garantizar la seguridad al volante: 
 

¿Te ha gustado este artículo? Si quieres más información como esta, no olvides registrarte para recibir todas las novedades:  REGÍSTRATE