Atrás

¿Qué es la movilidad urbana sostenible?

sep 05,2019
61 Vistas
0 Comentarios
Cada vez más, los vehículos se han convertido en un elemento común del paisaje urbano. Es difícil imaginarse una ciudad sin coches, motos, autobuses o furgonetas, entre otros vehículos motorizados. Esto supone un alto coste medioambiental, pero la concienciación ciudadana ha permitido un cambio en las políticas que mejoran la calidad de vida en las ciudades.
 
Por eso, la movilidad urbana sostenible propone medidas para mejorar e implantar instrumentos más sostenibles en el espacio urbano, como en los transportes. En el post de hoy te contamos todo acerca de la movilidad urbana sostenible.

La movilidad urbana sostenible

En prácticamente la mayoría de ciudades, la motorización y los vehículos privados aumentan de forma considerable, generando por tanto un alto índice de contaminación atmosférica, ruido ambiental, peligro y accidentes o congestiones en las vías urbanas, entre otros inconvenientes. El tipo de planificación urbanística suele ser una de las características que origina este tipo de dificultades en el espacio urbano, por lo que los planes de movilidad urbana sostenible son fundamentales.
 
Mejorar la sostenibilidad del transporte es una de las políticas urgentes de la mayoría de las ciudades: promover medios de transportes que planteen una opción distinta a la del vehículo privado y que modifiquen los impactos asociados a los mismos, especialmente porque comienza a ser un problema de salud pública.
 
Por tanto, la movilidad urbana sostenible se puede definir como aquella que permite satisfacer las necesidades de acceso a las áreas de actividad de los ciudadanos con total seguridad y de manera compatible con la salud de los mismos y de los ecosistemas. Para ello, las Administraciones deben considerar políticas sostenibles y realizar planes de sostenibilidad.

Plan de movilidad urbana sostenible: qué es y ejemplos

El conjunto de medidas de transporte responde a la necesidad de implantar formas de desplazamientos mucho más sostenibles en las zonas urbanas, lo que permitiría reducir tanto el consumo de energía como las emisiones de los vehículos motorizados. De esta forma, se garantiza una mayor calidad de vida y una mejora de la salud pública, aunque también supone una dimensión social y una dimensión económica.
 
El plan de movilidad urbana sostenible, por tanto, ayuda a impulsar los cambios indispensables en el tipo de movilidad que supongan la sostenibilidad del  mismo. De esta forma, los objetivos principales son los de garantizar espacios salubres para para los ciudadanos, además de accesibles y seguros. Su ámbito de actuación suele ser local, aunque existen ciertos planes de movilidad urbana sostenible que se realizan en colaboración con otros municipios; y todos deben estar vinculados a otros planes o estrategias de ámbito local o más amplio.

Ejemplos de movilidad urbana sostenible

Algunas ciudades españolas ya han implementado planes de movilidad urbana sostenible, como es el caso de Madrid o Valencia, y muchas otras alrededor del mundo como Ámsterdam, Bogotá, Copenhague o Portland han buscado alternativas para este tipo de movilidad.
 
Vamos a hablar de algunos ejemplos que se pueden implementar en los planes de movilidad urbana sostenible y que deberían incluirse en medidas a tener en cuenta de cara al transporte futuro.

Bicicletas: el transporte más sostenible

Sin duda la bicicleta es una de las formas de transporte más sostenible, ya que reduce la contaminación atmosférica, disminuye el ruido y mejora el tráfico. Por otro lado, además ayuda a aumentar la actividad física y mejorar la calidad de vida de las personas. Ámsterdam es una de las ciudades europeas que más utiliza la bicicleta para los desplazamientos diarios contribuyendo a la movilidad urbana sostenible, ya que cuenta con una red de más de 400 kilómetros de uso exclusivo para este tipo de transporte.

Los coches y bicicletas compartidas: la forma más sencilla

Los coches y las bicicletas compartidas son la nueva forma de utilizar los vehículos de movilidad urbana sostenible, puesto que permiten a los ciudadanos acceder a alguno de ellos en caso de no tener uno propio.
 
También es una gran opción la movilidad urbana eléctrica. Tanto los coches eléctricos como las bicicletas eléctricas permiten reducir la contaminación atmosférica y las emisiones de gases. Muchas ciudades ya cuentan con estos sistemas, a los que se unen nuevos vehículos sostenibles urbanos como los patinetes eléctricos. En general, los vehículos de energía limpia son la forma de hacer de la ciudad un espacio sostenible, siempre y cuando se realicen mejoras para la seguridad y el acceso.

Zonas de baja emisión y zonas de tráfico limitado 

El objetivo de las zonas de baja emisión y de las zonas de tráfico limitado es restringir a vehículos contaminantes la entrada a ciertos espacios o bien permitir el acceso de forma limitada para poder reducir así la contaminación del aire. Esta medida de movilidad urbana sostenible ya se ha implementado en la mayoría de ciudades europeas que superan los límites de contaminación. Sólo pueden acceder aquellos vehículos que cumplan con la normativa de bajas emisiones o que no contaminen, como los vehículos híbridos o eléctricos. Para ello, hay que tener en cuenta las diferencias entre coches eco y coches cero.
 
Estas son solo algunas medidas para una movilidad urbana sostenible, que evitaría problemas de contaminación y de salud. ¿Qué otras medidas crees que serían útiles para mejorar la vida en las ciudades?

 
No olvides pasar por tu taller de confianza a realizar comprobaciones de tus niveles de contaminación:
¡RESERVA YA!

Si te gusta este tipo de contenidos, no dudes en registrarte para acceder a más información:
REGÍSTRATE