Atrás

¿Qué impuestos tiene que pagar un coche nuevo?

feb 11,2020
116 Vistas
0 Comentarios

Más allá del gusto por la conducción, los vehículos se convierten en herramientas fundamentales para poder desplazarse a distintos lugares de forma cómoda y rápida. Pero comprar un coche, nuevo o de segunda mano, supone un gasto mayor al que podemos calcular en un principio, especialmente en lo que se refiere a tasas. Por eso, hoy te contamos qué impuestos tiene que pagar un coche nuevo. 

¿Qué impuestos tiene que pagar un coche nuevo?

Cuando compramos un coche tenemos que contar con que, además del coste de la compra, existen diferentes impuestos adicionales que tendremos que pagar a la hora de la adquisición del vehículo o bien de forma posterior. La compra de un coche nuevo implica tres impuestos: el impuesto sobre el valor añadido (IVA), el impuesto de matriculación y el impuesto de circulación.

El IVA o Impuesto sobre el Valor Añadido

El IVA de los coches nuevos es del 21%, que se añade al precio de compra y es un gasto inevitable. En el caso de personas de movilidad reducida que compren un coche, el IVA que se aplicará será del 4%. También existen grupos de personas a las que no se les aplica el impuesto de IVA a la compra de los vehículos, estos son miembros de las Fuerzas Armadas o miembros de cuerpos diplomáticos.

El impuesto de matriculación del coche

Si pretendemos circular con un coche recién comprado debemos pagar el impuesto de matriculación. Esto variará en función del tipo de vehículo y también de las emisiones de C02 que emite a la atmósfera el coche en cuestión. Cuanto más consume un vehículo, mayor será la cantidad a pagar en este impuesto.


Es una decisión que debemos meditar bien y comparar, ya que antes de comprar un coche podremos saber cuál será el impuesto que tendremos que pagar en función de las emisiones de CO2. Con un coche más eficiente ahorraremos en este impuesto pero también en el gasto de combustible futuro.


El impuesto de matriculación de un coche nuevo depende también de la comunidad donde viva el comprador. En función de la zona hay diferencias en el coste de este impuesto.

El impuesto de circulación para un coche nuevo

El impuesto de circulación, anteriormente denominado como el Impuesto de vehículos de tracción mecánica, es un impuesto que se debe pagar anualmente. La primera vez que debemos pagarlo es antes de la matriculación del vehículo.


El coste de este impuesto se regula a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado y por lo tanto es un valor fijo cada año. Se trata de un coste que debemos pagar anualmente para poder tener un vehículo en propiedad y para poder circular con él por las carreteras públicas del país. Como propietarios de un vehículo nuevo debemos pagarlo al Ayuntamiento donde hayamos dado de alta el coche. 


El Ayuntamiento puede variar la tasa a la alza hasta un límite, aunque puede llegar a variar hasta en un 600%. El coste se suele calcular en función de la cilindrada del motor y la cilindrada del vehículo.


Este impuesto se paga también en función del calendario del Ayuntamiento, aunque suele ser entre abril y junio en todo el territorio español.


Hay muchos puntos a tener en cuenta a la hora de comprar un coche nuevo. Antes de decidirnos entre uno u otro, sería conveniente tener en cuenta todos estos gastos adicionales que se deben afrontar con la compra del vehículo.

Y si al final te decantas por un coche de segunda mano te dejamos unas recomendaciones de Luis Moya antes de comprar un coche usado:



Para evitar averías antes de tiempo, comprueba el buen funcionamiento de tu vehículo en nuestros talleres de confianza:

¡RESERVA YA!


¿Te ha gustado este artículo? Si quieres más información como esta, no olvides registrarte para recibir todas las novedades:

REGÍSTRATE